Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

CÁRCEL Y MULTA DE HASTA ¢411 MIL POR ALTA VELOCIDAD

A partir de hoy si usted conduce con exceso de velocidad, es decir por encima de los 120 k/h, usted podría verse multado hasta por ¢411 mil o incluso caer tras las rejas. El Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) anunció la puesta en marcha del sistema digital o cámaras.

A partir de la medianoche todo carro que infrinja los límites de velocidad establecidos será fotografiado por las cámaras y de inmediato se le realizará una boleta.

Ver noticia completa

Normas de la Ley de Tránsito deben ser iguales para todos

La Asamblea Legislativa entrará en los próximos días a discutir un proyecto de Ley de Tránsito, el cual sustituirá la normativa actual, convertida en un adefesio debido a las constantes y desordenadas reformas.

Con la decisión, se corrige uno de los principales errores sobre los cuáles LA PRENSA LIBRE había llamado la atención, reiteradamente, durante la gestión de los anteriores diputados: la falta de integralidad de la ley, ante la enorme cantidad de cambios que se le hicieron.

De hecho, en alguna oportunidad insistimos en el hecho de que solo el proyecto de reforma que se aprobó en diciembre de 2008, ya de por sí tenía más artículos que la ley que se pretendía modificar. Esto nunca tuvo sentido. Y finalmente, quedó en evidencia cuando se detectaron serios problemas de correlación en el articulado.

Al mismo tiempo, se racionalizan las sanciones para los conductores que infrinjan la Ley de Tránsito. Esto se puede ver desde una perspectiva positiva, sobre todo si se toma en cuenta que en los últimos años, no se ha producido una baja importante en el número de acciones de tránsito, ni ha habido cambios sustanciales en la magnitud de estos. Además, este año se está produciendo, de nuevo, un incremento porcentual en el número de víctimas mortales.

Todo ello demuestra que las altas multas no han sido factor fundamental para un cambio de actitud en los conductores. Ciertamente, tampoco se ha producido un cambio de actitud en una parte importante de los oficiales de tránsito, quienes se preocupan más por sancionar aquellas conductas que pueden resultar más fuertes en cuanto al monto de la multa, que a hacer valer la legislación como un todo.

Este problema, por desgracia, no se limita tan solo a los oficiales de tránsito. De hecho, aquí se repite aquella práctica nunca justificada, pero cada vez más común, de que las instituciones de Gobierno no se dan por enteradas de las obligaciones que la ley les señala.

Por ejemplo: pese a las aberraciones de la Ley de Tránsito vigente, esta le daba seis meses al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) para demarcar todas las paradas de buses de este país. A la fecha, sin embargo, ningún funcionario se ha dado por aludido con el tema, y lo peor es que no han establecido una sanción directa frente a un incumplimiento de esa naturaleza.

Igual, se le exigen medidas de seguridad a los conductores, en materia de velocidad, estado general de los vehículos o uso del cinturón de seguridad, pero no se exigen parámetros técnicos mínimos para las obras viales que se construyen. No se obliga a demarcar las calles, ni a construir espaldones, ni a establecer zonas de parqueo, ni a levantar barreras de protección, ni a nada que huela a seguridad para los usuarios de las vías. Son omisiones serias que se siguen repitiendo como su nada.

Es curioso, porque cuando se fijan peajes, impuestos y hasta multas, no se les pregunta a los ciudadanos si están de acuerdo o si pueden afrontarlas. Solo se establecen. Normalmente, en el caso de los ciudadanos, se definen y se aplican multas por el incumplimiento de aquellas normas.

¿Por qué no pasará igual con las instituciones del Estado?

Municipio josefino hará parqueo en parte del cementerio Calvo

Una parte del cementerio Calvo será utilizada como parqueo por la Municipalidad de San José.

De esta forma, el municipio procura aliviar sus problemas de estacionamiento, tanto para sus funcionarios como para los visitantes. También, se quieren aprovechar los terrenos de ese camposanto que están en desuso. El cementerio está detrás de la sede municipal.

Rafael Arias Fallas, asesor del alcalde Johnny Araya, informó de que el sector que utilizarán es de 1,8 hectáreas de las 4,5 hectáreas que mide todo el camposanto.

“Es la parte del frente que no era cementerio pero igual había entierros. Lo poco que había lo pasamos a la parte de atrás, y se hizo con todo respeto”, indicó Arias.

Además de la zona para estacionamiento, el municipio levantará una bodega para guardar materiales de su programa de mejoramiento de barrios.

Arias Fallas recalcó que en un futuro podrían darse otros usos a ese espacio.

El camposanto Calvo es conocido como “el cementerio de los pobres” porque ahí son enterrados los cadáveres que nadie reclama, partes amputadas del cuerpo y personas de muy escasos recursos económicos. “Hay muy pocas tumbas; si acaso el 6% del total del espacio está ocupado”, resaltó Arias.